/ A U T O N O M Í A /

Volvemos a Septiembre 2018, cuando empezó uno de los retos profesionales más interesantes que he tenido durante mi carrera profesional. Pasé a liderar la función de RRHH para España y Portugal en Edwards Lifesciences, un trabajo mucho más alineado con mi propósito vital y, donde entendí el verdadero valor del concepto “autonomía”.

La RAE define ‘autonomía’ como la “condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie”.

Múltiples estudios han confirmado que los trabajadores con más autonomía laboral sufren menos estrés.

“La autonomía no es algo que uno encuentra, es algo que uno crea” – Thomas Szasz

Yo iría un poco más lejos…, ¿y si hablamos de “libertad”?

La RAE define ‘libertad’ como la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”.

En esta definición hay dos puntos clave desde mi punto de vista: capacidad de decisión y responsabilidad. Por lo tanto, me atrevería a decir que, es la libertad la que nos ayuda a minimizar el estrés laboral; que conduce a un mayor compromiso y, como consecuencia, a una mayor productividad e iniciativa y, consecuentemente, un mayor rendimiento corporativo.

Veamos los detalles:

  • Capacidad de decisión: definición de problemas, recopilación de datos, generación de ideas, alternativas y selección de curso de acciones; es decir, capacidad para identificar y poner en marcha una serie de acciones para resolver un problema específico.
  • Responsabilidad (#Accountability): dar cumplimiento a las obligaciones y ser cuidadoso al tomar decisiones o al realizar algo. Significa cuidar de uno mismo y de los demás, en respuesta a la confianza que las personas depositan en nosotros. Cuando somos responsables, estamos expresando el sentido de comunidad y de compromiso que asumimos con los demás.

“La libertad no es simplemente un privilegio que se otorga; es un hábito que ha de adquirirse” – David Lloyd George

Sencillo, pero no fácil…, ¿Por dónde empezamos?

  1. Crea y comunica tu propósito, visión y valores. Además de dar significado al trabajo, proveerá de una estructura y/o marco para que los Empleados puedan tomar decisiones por el bien de la Organización.
  2. Genera un ambiente de colaboración basado en la sinceridad e integridad permitiendo que los Empleados se muestren tal y como son, aporten ideas y den su opinión deliberadamente. Por supuesto, incluye la diversión en el día a día de tu Organización.
  3. Pon en marcha políticas que favorezcan la conciliación de la vida familiar-laboral, como buenas prácticas para el teletrabajo y flexibilidad horaria.
  4. Ayuda a tus Empleados a poner de manifiesto sus fortalezas, valores y propósito vital.
  5. Empodera a todos tu Empleados a tomar decisiones. Crea un ambiente donde se permita el fallo, se aprenda de ello y se propongan soluciones rápidamente. Establece una cultura de trabajar por objetivos.

“La autonomía repercute directamente en la felicidad del empleado, reforzando su autoestima y la sensación de éxito profesional”

Volviendo al inicio, ¿Que otros beneficios, aparte de reducir el estrés, aporta la “libertad” laboral?

  • Compromiso / Implicación: Como dicen los angloparlantes, “behave as an owner”. Te comportas como si el negocio fuese tuyo, asumes plena responsabilidad y un mayor compromiso tanto con los demás como contigo mismo, aumentando el sentimiento de pertenencia lo que genera equipos más cohesionados y fuertes.
  • Motivación: Aumento de la motivación y, por ende, el impulso necesario para conseguir los resultados deseados. Al generar una relación basada en la confianza (tanto con tu inmediato superior como con el resto de las partes interesadas), sientes el respaldo de la empresa, y la capacidad de conseguir todo lo que te propongas.
  • Rendimiento: Dicha proactividad se ve traducida en un aumento de la productividad y en los resultados obtenidos, así como la consecución de objetivos.

“Si usas tu libertad para dar rienda suelta a tus malos impulsos, no eres libre, solo un esclavo”

Y todo esto, nada tiene que ver con ‘libertinaje’ que la RAE define como “desenfreno en las obras o en las palabras”. Esto solo funciona si se trabaja por objetivos y, eres capaz de demostrar que puedes alcanzarlos con la libertad otorgada.

¿Estás dispuesto a ejercer tu libertad?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *