/ R E N A I S S A N C E /

Photo by Fabrizio Verrecchia on Unsplash

Si te dieran la oportunidad de tener una conversación con algún personaje histórico; ¿A quién elegirías?

Yo lo tengo claro; Leonardo da Vinci, el hombre renacentista y polímata por excelencia, el “homo universalis” (pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta, y urbanista – espero no haberme dejado nada).

La RAE define “polímata” como “persona con grandes conocimientos en diversas materias científicas o humanísticas”.

¿Te imaginas una conversación con una persona así? ¿Hacia dónde crees que viraría la conversación? ¿Cuán poderosas serían sus preguntas?

Y, en la faceta profesional, ¿Que nos puede enseñar Leonardo da Vinci, a las Organizaciones “modernas”, sobre Gestión del Talento?

“Principios para el Desarrollo de una Mente Completa: Estudiar la ciencia del arte. Estudia el arte de la ciencia. Desarrolla tus sentidos, especialmente aprende a ver. Date cuenta de que todo se conecta con todo lo demás” – Leonardo da Vinci

En el argot de Gestión de Talento, podríamos comparar el hombre renacentista con los profesionales con Perfil T (T-shaped professionals) – salvando las distancias.

El “Perfil T” hace referencia a un profesional con conocimiento profundo en una disciplina (barra vertical de la “T”) y múltiples habilidades y conocimientos en otras muchas disciplinas (barra horizontal de la “T”).

Empecemos por el principio:

  • ¿Qué es un profesional con “Perfil I”? Es un profesional con un conocimiento profundo en una disciplina (negocios, ciencias, ingenierias…). Es lo que conocemos como un especialista.
  • ¿Qué es un profesional con “Perfil -“? Es un profesional con conomiento en diferentes disciplinas, pero sin una experiencia profunda en ellas. Es lo que conocemos como un generalista.

¿Qué competencias caracterizan a los “Perfiles T”? ¿Qué ventajas proporcionan los profesionales con “Perfil T”?

  • Competencias: inteligencia emocional, creatividad e innovación, resolución de problemas, capacidad de negociación, presentaciones/hablar en público, capacidad de aprendizaje, comunicación efectiva, capacidad de colaboración, conocimiento digital…
  • Ventajas: son capaces de tener una visión amplia del negocio, saben navegar entre los diferentes niveles de la organización, adaptan su estilo de comunicación al momento y audiencia, capaces de adaptarse más fácilmente, profesionales polivalentes, muestran un interés honesto…

“Los grandes descubrimientos ocurren con mayor frecuencia cuando una persona externa, que puede estar muy lejos de la superficie del problema, lo redefine de una manera que desbloquea la solución” – David Epstein

Para favorecer dicha transición, ¿Qué están haciendo o deberían estar haciendo las Organizaciones? ¿Y los Empleados?

Desde la perspectiva del Empleado

  • Cultiva la curiosidad. Escucha, lee, pregunta, mira a tu alrededor… La curiosidad hace que no dejemos de aprender nunca.
  • Acepta lo que no conoces. Ser capaz de aceptar lo que no conoces ya te está poniendo en una posición de ventaja, ya que es el primer paso para seguir aprendiendo.
  • Abraza la Incertidumbre. Deja el miedo de lado, acepta que hay situaciones que están fuera de tu control y, adáptate a las diferentes necesidades de las partes interesadas.
  • Amplía tu visión sobre el negocio. Participa en proyectos fuera de tu área de responsabilidad, expande tus conocimientos y amplifica tus habilidades.
  • Aprendizaje continuo como forma de vida. Encuentra la forma de seguir aprendiendo cada día y conviértelo en un hábito.
  • Amplía tu red de contactos. Saber aprender a través de otros es una competencia vital que te aporta diferentes perspectivas.

Desde la perspectiva de las Organizaciones

  • Fomenta el crecimiento de tus empleados a través de movimientos laterales. Crecer no es solo una cuestión de ir hacia arriba en la pirámide corporativa; pero si quieres que se convierta en una realidad, debes fomentarlo y recompensarlo.
  • Reevalúa tu marco de títulos profesionales. En la actualidad, los títulos profesionales (Mgr, Sr. Mgr, Director, VP…) no hacen más que marcar la jerarquíalo que no favorece al punto anterior.
  • Establece programas de rotación o asignaciones por periodos cortos. Tener la oportunidad de aprender temporalmente de otras áreas, funciones e incluso regiones geográficas, amplía la visión y conocimientos de nuestros empleados.
  • Implementar procesos robustos y medibles de observación o “shadowing” dentro de los planes de la gestión de talento, facilitando el aprendizaje en las diferentes áreas de la Organización.
  • Establece e implementa sistemas que favorezcan el aprendizaje continuo, a lo largo de la vida profesional de tus empleados. Un sistema que permita ampliar sus miras, y los mantenga actualizados en competencias críticas para el desempeño profesional.
  • Romper los silos organizacionales es crucial para que los profesionales amplíen su visión, compartiendo información y conocimientos.

El trabajo actual requiere nuevas formas de pensar y enfocar las diferentes situaciones que vivimos, además de transferir el conocimiento transversalmente dentro de las Organizaciones.

¿Qué vas a empezar a hacer para ser tu mejor versión?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *