/ E N C A S I L L A R /

Photo by Michael Dziedzic on Unsplash

La RAE define “encasillar” como “clasificar personas o hechos con criterios poco flexibles o simplistas”.

  • Y tu, ¿Qué eres?
  • Soy Jefe de Ventas, Director Financiero, Especialista de Calidad.., o aún peor, yo soy MBA, Msc Ingenieria, Licenciado en Derecho…

“Invéntate y vuelve a inventarte, cambia tanto de tono y de forma que no puedan encasillarte jamás”

Charles Bukowski

¿En serio? ¿Es esta la única definición que podemos hacer de nosotrxs mismxs? ¿Tan poco nos conocemos? ¿Es este el valor que nos damos? ¿Es este el verdadero valor que aportamos?

Si nosotrxs mismxs no damos un vuelco a esta situación, ¿Cómo pretendemos que las Organizaciones no nos encasillen? Hasta que no seamos capaces de ver más allá de títulos, nivel de estudios, descripciones inmóviles de puestos de trabajo.., nada cambiará.

Se nos llena la boca hablando del “tan nombrado” entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo) en el que vivimos pero, ¿Qué estamos haciendo diferente en cuanto al mayor activo de las Organizaciones, las personas?

No alt text provided for this image

Seguimos contratando, desarrollando y gestionando el talento como si viviésemos en un entorno simple o complicado; pero estamos inmersxs en épocas complejas e incluso, recientemente, hemos estado viviendo en el mismísimo caos.

Un estudio de PwC confirma que “la mayoría de los puestos de trabajo que van a impulsar la economía en el 2030, a día de hoy no existen” y que “para el 2030 la automatización afectará al 34% de los puestos de trabajo”.

Mientras las profesiones están cambiando a la velocidad de la luz; ¿Qué están haciendo o deberían estar haciendo las Organizaciones? ¿Y lxs Empleadxs?

Desde la perspectiva del Empleado

  1. Encuentra tu propósito, créalo, vívelo. Descubre aquello que te hace volver del trabajo aún con más energía de la que inicialmente tenías, aquello que te hace estar absortx, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos, se suceden unos con otros, prácticamente sin llegar a pensar.
  2. Identifica tus valores. Éstos son las cosas en las que crees y te sirven como criterio para tomar decisiones y/o establecer tus prioridades.
  3. Encuentra tus tres competencias (fortalezas) que, de forma natural, podrías desarrollar en cualquier área/departamento de la Organización, en cualquier Organización, en cualquier Industria y, aún así, seguirías aportando valor. Trabaja en ellas, poténcialas y hazlas visibles.

“Muchas veces confundimos ser lo que somos con ser lo que hacemos. Cuando esto pasa, terminamos por hacer lo que no queremos para seguir siendo lo que creemos ser”

Desde la perspectiva de las Organizaciones

  1. No contrates por lo que son, sino también por el potencial que tienen y la curiosidad que demuestran.
  2. Desarrolla acciones para fomentar el autoconocimiento de tus Empleadxs. Conocerse a uno mismo no es sólo importante en la esfera personal; el autoconocimiento permite a lxs Empleadxs estar conectados consigo mismos, lo que se traduce en una mejora del rendimiento en el trabajo,
  3. No evalúes de forma aislada la capacidad de entregar resultados. Es crucial evaluar junto con la capacidad de aprendizaje, la adaptación al cambio, la capacidad de innovar y la habilidad de navegar en la incertidumbre.

“No me pregunten quien soy, ni me pidan que siga siendo el mismo”

Michel Foucault

El secreto del éxito es desarrollar nuestros conocimientos, habilidades y competencias mucho más rápido que el cambio en si, de las dimensiones y el entorno del negocio.

¿A qué estamos esperando?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *